The Barber

March 4, 2016

 

La distancia entre el arte y el registro audiovisual de lo que nos compromete con la escatología social, lo deleznable por innecesario (ya sea la imagen en si o lo que representa) o simplemente ese falso ideal aséptico, propio de nuestra occidental cultura, de que nada de lo que comemos tiene su origen en un sacrificio que a todas luces nos parece injusto (pero que sin lugar a dudas es la forma real de como otros son sacrificados para el deleite de nuestro paladar) fue el origen de 'The Barber' (2007-10). Este proyecto planteaba un juego ambiguo con la idea del compromiso político, en una isla-estado donde todos los 26 de julio se celebra el dia de la Revolución. Pagué ese día a un barbero de la Habana, para que en su barbería del Vedado, se dedicara con mi barba y pelo que durante meses dejé crecer como uno de esos barbudos revolucionarios. Los barbudos, paradojas del caribe y de la revolución, entraron en la Habana para liberar a la población del yugo esclavista de Batista; al poco tiempo en Cuba los hombres que dejaban crecer su barba de esta guisa, serían perseguidos por la propia revolución, señalados por los CDRs (Comités de Defensa Revolucionaria) acusados de ser potenciales instigadores a la rebelión, en un momento en el que Estados Unidos dirigía con crudeza su mirada a la Isla, los barbudos eran aquellos que la holgazanería y todo tipo de ideales subversivos, serían de excusa para endurecer el control de una sociedad civil confusa y probablemente injustamente tratada. Hoy hay un parque con la escultura de John Lennon en la Avenida 23, pero en aquellos duros días en la Cuba no estaba bien visto escuchar a los Beatles ni dejarse el pelo largo, los hippies eran un ideal norteamericano para las masas revolucionarias. Una paradoja implícita en algunos de los movimientos sociales más relevantes del siglo XX: Empeñarse justo en lo contrario por lo que se lucha, consiguiendo que lo que antes fue un grito por la libertad se convierta a la contra en temida abnegación al régimen. Las naciones tienen historia, la nuestra desde luego, ahí están las conocidas fosas que ninguna Memoria Histórica logra poner en su sitio, porque en este país aun seguimos como en otros: encerrados en el odio o en el no querer mirar: "Ojos que no ven corazón que no siente". 

Hoy alguien me hizo encontrarme con los originales de estas imágenes, y me ha parecido adecuado enseñarlas junto a la pieza. Es conocido mis incursiones en el apropiacionismo como método de creación (que no robo), porque no todo lo artístico responde exclusivamente a cuestiones estéticas y porque las razones estéticas también son una forma de política (por mucho que otros no lo vean). Es conocido por todos los que ahora estas aquí, mi cierre y ocultación de manos de esta multinacional que nos habita, o quizás quise decir mejor que habitamos (con ironia). recalco: las imágenes son una forma estética de ideales que no dejan de ser política y en este País como en otros muchos lo que falta es más y mejor política, entre sus ciudadanos, entre los que la hacen y practican en las instituciones, pero también entre los que habitan las redes sociales. Considerar arte, una escena tan atroz como la de estos pobres carneros en un matadero, perdidos, inconscientes de su pronto sacrificio, es tan complejo como pagar a un barbero judío en el Sabat revolucionario. Pero asi es la creación, la estética del que trabaja con ella y las motivaciones que condujeron a esta pieza.

https://vimeo.com/28501888

https://www.youtube.com/watch?v=6ZNvBafCUB0

Please reload

Entradas destacadas

ICARIA. Proceso y memoria.

January 26, 2020

1/10
Please reload

Entradas recientes