El AUGENBLICK DE ÁNGEL GARCÍA ROLDÁN.

 

Mario Martín Pareja.

 

Texto publicado en el catálogo 'Premios Angel de Pintura IX'. 2007.

 

 

 

 

 

 

 

¿En qué se diferencia un verdadero artista del todavía aprendiz o inmaduro? En que no renuncia al discurso y/o estética que hasta ese momento lo definen cuando vuelve de una estancia en un lugar ajeno a su realidad cotidiana. Eso no lo pueden decir cientos de artistas que marcharon durante un tiempo a Nueva York, Tokio, Uagadugú o Berlín; artistas que no dejan de suscitar nerviosismo y desasosiego entre galeristas, compradores y, hasta ese momento, admiradores y seguidores de su arte. Al fin y al cabo, porque nadie puede adivinar si volverán a alterarse o no, tras su próxima residencia, por ejemplo en la Polinesia, donde el estilo Tiki está por doquier, como todos saben. 

 

Ángel García no ha provocado ese miedo porque desde el principio ha sabido cómo funciona el mundo: o es simulacro o es realidad. En base a la definición, mezcla y confusión de estos conceptos ha desarrollado las grandes series "Augenblick" y "Utopía". 

 

Buscando un territorio que pudiera ofrecer la cohabitación de dichos temas, aparte de otras posibilidades, Cuba se le ha ofrecido como la patria perfecta y, lo más importante, le ha aportado el concepto de "Anomia"  (trastorno del lenguaje que impide llamar a las cosas por su nombre). Un nuevo matiz para enriquecer y dotar de aire fresco dichas series. 

 

Transformado en un viajero con un fin laboral, lo cual cambia bastante el aspecto del Diario y Álbum de fotos que se ha podido traer de vuelta, Ángel García no ha perdido el tiempo. Casi un año de proyecto cubano Augenblick 07, si contamos los preparativos -la mayoría de los cuales adquieren una modificación de 360 grados, una vez se está in situ-; la estancia; y los meses posteriores de trabajo en nuevas piezas a partir de materiales recogidos y no producidos en el escenario inicial de la grabación. [Porque todo es grabación. Todo queda en la memoria, sea de un ordenador, de una cámara digital o de la mente. Hasta que lo borramos.] De lo grabado surgen, por un lado, series estrechamente ligadas a la temática cubana (utópica o real):  "1 m2" (o ¿cómo se puede decir a un hombre que tiene una patria cuando no tiene derecho a un m2 de su suelo?); "Conmigo mismo casi contra mí mismo" (que identifica al artista con el Ché); "The barber" (o el diseño de un mito mediático); "The queen of carnival" (el festejo de la pureza femenina cubana en la edad adulta); y "El edén de los balseros" (una representación más de la "Balsa de la Medusa" durante el trayecto a la tierra prometida y la documentación posterior del contacto con tierra firme). 

 

Por otro lado, y entroncando con las performances anteriores a este viaje, nacen grabaciones -videográficas o fotográficas- de acciones que difunden el lenguaje mudo del cuerpo, y de clara inspiración artística cubana: "Apatria", "Dogma", "Lo que amé formaba parte de mí (Patria o ceguera)", "Triunfa la revolución (Cuba o moriremos todos)"  y "Síndrome". Finalmente, como obras de recreación documental, con ese look & feel tan mass- mediático de Ángel García, los vídeos "Cerdos" y "Kitsch, monkeys & fighters", y la insuperable serie fotográfica "Return of paradise". En definitiva, un todo muy sólido formado por 14 grandes trabajos que constituye la prueba innegable de que tenemos un creador que ante una propuesta libre de producción artística no defrauda, se supera siempre y no se copia a sí mismo. 

 

Premios Ángel de Pintura IX. 2007

Catálogo

Fotografías de la serie '1m2'. Cuba. 2007

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now