I BECA DE PAISAJE VILLA DE SALOBREÑA

ÁNGEL GARCÍA ROLDÁN

 

Fco. José Sánchez Montalbán.

 

Texto publicado en el catálogo 'I Beca de Paisaje Villa de Salobreña'. 2004.

 

 

 

 

 

Anárquico de los tratados y las alquimias de convención, el artista consuma el rezo y asume el reto del espejo envenenado y la manzana piadosa. El artista, de labor y prolija insatisfacción, consume el tiempo en la búsqueda al amparo de la angustia y el primor. Si Ángel García Roldán me inspirase una definición pediría la clemencia de las academias para que me disculpase en el descaro de citarle con los más preciados términos, si bien algunos ya gastados y desuso me servirían para precisar a un artista admirable y bueno. 

 

Ver trabajar a Ángel es un misterio que reta al acertijo y al reloj. Durante horas va de allá para acá. Compone y descompone. Corta, lija, pega, también deshace. En medio de un innumerable catálogo de materiales diversos todo se transforma en invisibles cosas que no se descubren no se sospechan. Pero de pronto, la obra emerge, sale, brota, la ves, y no te lo explicas. 

 

Sin norma ni apego, la pintura de Ángel presupuesta materiales diversos y procesos cercanos; de esta manera el mestizaje se combina en una pureza elegante donde la regencia de la realidad concede paso a los sentidos y las sugerencias. 

I Beca de Paisaje Villa de Salobreña

2004

Catálogo

Algunas de las piezas de la exposición 'I Beca de paisaje Villa de Salobreña'. 2004

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now