Narrativas audiovisuales

y su necesidad en la educación

PARADOGICAL

METHOD

Curso 2019/20

68862-004-00FD2E94.jpg

Eadweard Muybridge. 

CONTENIDOS COMENTADOS DURANTE LAS SESIONES

BIBLIOGRAFÍA:

Eco. U.  (1968): Apocalípticos e integrados. Barcelona.  Editorial Lumen.  Link

Foucault. M. (1970): Arqueología del saber. Buenos Aires. Siglo XXI. Link

Foucault. M. (2007) [1977]: Historia de la sexualidad I. la voluntad de saber. México. Siglo XXI. Link

Foucault. M. (2003) [1984]: Historia de la sexualidad II. El uso de los placeres. Buenos Aires. Siglo XXI. Link

Foucault. M. (2003) [1984]: Historia de la sexualidad III. La inquietud de si. Buenos Aires. Siglo XXI. Link

Foucault. M. (1979): Microfísica del poder. Madrid. Las Ediciones de La Piqueta. Link

CINE:

García-Roldán, A (2017): Tote Hasen. El viento de Ulises. Granada. Vera Icono Producciones. Link

García-Roldán, A (s.f.):  Website. Vera Icono Producciones. Link

ensayo

Ante las preguntas, ¿es lo audiovisual un medio educativo?, ¿tienen los estudiantes que experimentar con lo audiovisual como lo hacen con otras materias?, podemos plantear amplios márgenes de respuesta, pero quizás la consideración que aclara más nuestras intenciones reside en el paralelismo con otras disciplinas incluidas casi desde sus inicios en la enseñanza artística tradicional. Sí dibujamos, modelamos y pintamos en el aula, con objeto de conocer otras formas de expresión y comunicación más allá del verbal, siendo conscientes de su repercusión en todos los niveles de formación del individuo –el conocimiento del entorno, el desarrollo personal, la capacidad de relacionarse con los demás– además de promover una relación de autoconfianza con la producción artística personal, entre otros muchos objetivos, ¿por qué el ejercicio práctico de lo audiovisual habría de demostrar menos beneficios en una educación artística?, ¿por qué permanece aun tan alejado de la escuela?, ¿no es lo audiovisual una verdadera proyección del mundo y sus producciones un reconocimiento de éste?. 

Sin duda, la escuela y la enseñanza en general, continua planteándose una educación compartimentada, estanca, y en muchos casos hermética. En la actualidad, son numerosas las voces que hablan del audiovisual como un elemento más de la realidad cotidiana que ha de ocupar un espacio en la educación, y no nos referimos sólo a los niveles superiores y universitarios, ampliamos esta necesidad a todas las áreas del currículum escolar. La innovación disruptiva en el ámbito de la educación favorece la aparición de nuevas alternativas que consideran lo audiovisual y sus soportes como ejes interdisciplinares para el aprendizaje en la nueva escuela que ha de venir. Es el momento de plantear una educación que incluya estas transformaciones y estos nuevos planteamientos, permitiéndonos avanzar en la construcción y comprensión de nuestras sociedades, de las relaciones entre las personas y de las nuevos acontecimientos que habrán de ocurrir. 

(García-Roldán, 2012: 29)